Carta de Amor

Carta de amor

Habitación blanca,
olor a vida,
y yo, tan cerca de vosotras,
y sin embargo,
no os puedo tocar.
Noche larga de invierno,
fría, oscura, llena de peligros.
El gélido viento maltrata mi cansado rostro.
El lobo aúlla quebrantando el silencio de la noche.
Tengo miedo hijas mías,
sé que estáis ahí,
no os veo pero os siento
y sin embargo,
no os puedo tocar.
Arrulladme hijas mías,
y liberadme del hielo,
os siento
y sin embargo,
no os puedo tocar.

Raúl García Yagüe

Torrelodones, 29 de Noviembre de 2007



sábado, 2 de mayo de 2009

Primeras sesiones de patinaje


Este fin de semana esta siendo muy intenso y lleno de emociones contrapuestas. Creo que el dominio del patinaje en linea va a ser más duro y lento de lo que pensé en un principio.  Mis primeras sensaciones en las sesiones realizadas dentro de casa creo que me han hecho tener una percepción equivocada de la realidad y que mis primeras prácticas en la calle se han encargado de corregir. 



Podríamos decir que el miedo a una mala caída está muy presente dentro de mi. No pensé que hace dos días pudiera estar escribiendo esto pero es así. No hay nada como un par de malas experiencias y tener el cóccix dolorido para menguar mi llama interior, eso sí, llama aún no apagada. Pensé que no iba a ser más facil pero no hay nada que el tiempo y el tesón no solucionen.
 
Sé que por mi edad, nunca llegaré a dominar esta disciplina deportiva como me gustaría pero también sé que conseguiré alcanzar un nivel aceptable eso sí, me va a llevar más tiempo del pensado inicialmente.

Tengo que hacerme con un buen equipo de protecciones y mi tareá prioritaria en mis siguientes sesiones tiene que ser la de aprender a caer. No puede ser que ante un contratiempo, la caida me domine. Tengo que aprender a preparar la posición de mi cuerpo y dominar la situación en la medida de lo posible. Ahora mismo, me bloqueo y eso no es bueno, nada bueno.

Basta ya de cosas feas y vayamos a las bonitas. La llama sigue dentro de mi, ¿no creéis?.